Desde el Antiguo Egipto hasta la actualidad, la presencia de los juegos de mesa ha sido una constante a lo largo de la historia como fuente de entretenimiento y erudición. No importa la época del año, familias bien avenidas, pandillas de amigos e, incluso, equipos de trabajo aún se sientan alrededor de un tablero durante horas para olvidar los problemas y pasar un buen rato. Más allá de las características que nos puedan contar en una tienda de juegos de mesa, con el paso del tiempo, los expertos han ido descubriendo los beneficios que este tipo de pasatiempos aportan al ser humano y a su desarrollo como miembros de un mundo civilizado.

Juegos de estrategia, de azar, numéricos, de preguntas…No importa cuál sea la elección, cada uno de ellos tienen una aportación importante en el aprendizaje personal. Los seis beneficios de los juegos de mesa son:

 

  • Comprensión y adaptación a las normas. Cada juego de mesa sigue unas pautas que se deben respetar para que todo funcione correctamente. Pequeños y mayores deben aceptarlas para poder iniciar el juego. Aplicado a la vida real, si no se respetan las normas, la vida se torna notablemente más difícil.
  • Toma de decisiones. A lo largo de la partida, los jugadores deberán tomar decisiones que determinarán los resultados posteriores. Es una manera sencilla de que los niños aprendan que toda acción (y la decisión previa de llevarla a cabo) tienen una reacción. En la visita a una tienda de juegos de mesa, este efecto positivo es prácticamente inmediato en el apartado de estrategia, donde encontramos juegos como Mansiones de la Locura 2.
  • Aumento de la capacidad analítica. Consecuencia de la anterior, si cada acto tiene una consecuencia, los jugadores centran sus esfuerzos en considerar todos los pros y los contras de sus movimientos antes de pasar al siguiente.
  • Mejora de la memoria y la concentración. En el momento en que se mueve la primera ficha o se lanza el primer dado, los jugadores se concentran en el tablero y no en lo que hay fuera de él. Se ha demostrado que los juegos de mesa contribuyen a mejorar tanto el desarrollo de la capacidad retentiva como la abstracción, importantes ambas en las épocas de estudio y a lo largo de la vida laboral.
  • Tolerancia a la frustración: vencedores y vencidos, lo importante es participar. En cada partida de los juegos de mesa solo puede ganar un equipo o un participante. Esto hará que los niños (y no tan niños) aprendan a no salirse siempre con la suya con el mejor ánimo posible y sin rendirse.
  • Trabajo en equipo. Buena parte de los juegos de mesa son para jugar en equipo o en parejas. Con ellos, los participantes aprenden el valor de la cooperación entre personas dentro y fuera de los tableros. Cuanto antes empiecen los niños a trabajar codo a codo son sus iguales, mejor. Por eso, se aconseja elegir juegos que incentiven la resolución de acertijos en grupo sin importar la edad, como Time’s Up Kids.

 

En base a estos seis beneficios, los expertos aseguran que, no importa cuál sea la elección dentro de una tienda de juegos de mesa, los jugadores siempre van a desarrollar y mejorar sus capacidades una vez abierta la caja.

 

Contacto:

Ludomundi

684644089

www.ludomundi.com/